martes, 20 de diciembre de 2016

BALANCE 2016 DE LA PROVINCIA DE SANTA FE



En diálogo con el diario "La Capital" de Rosario el actual gobernador de Santa Fe hace un balance 2016, de su gestión, de la reforma constitucional y de la situación provincial:

  • La provincia termina el 2016 con un crecimiento de la economía del 1.8%.
  • En el país cayó el empleo registrado y en Santa Fe no. Hubo descenso en algunas zonas como Rosario, pero crecimiento en Santa Fe. En el promedio no cayó el empleo. 
  • En casi todas las provincias cayó la obra pública de manera drástica y en la provincia no cayó la actividad privada de la construcción y creció la obra pública. 
  • Sin embargo, tenemos la economía con dificultades, algunos sectores de la industria más complicados. Pero hay buenos indicios en Santa Fe.


  • Somos un Estado muy especial que tiene una economía muy competitiva, diversificada e integrada, con mejores chances que la mayoría de las otras provincias.
  • Con la Nación coincidimos, entre otros temas, en la necesidad de trabajar articuladamente el tema de seguridad, no solamente con los patrullajes sino con la inteligencia criminal.
  • Este año siento que nos subimos arriba del caballo de la inseguridad y hemos agarrado las riendas. Pero todavía vamos a tener muchos sobresaltos. Siento que estamos arriba del tema, que dimos pasos importantes para mejorar los resultados de la Justicia Penal y Federal. Y espero que esto se complete con la aprobación a las reformas del Código Procesal Penal. Y estamos concursando fiscales, como para tener más eficacia y profundidad en la investigación.
  • Respecto  a la reforma constitucional, fue suspendida por los temas de inseguridad, pero aspiro a que el año que viene sea muy intenso para el debate. 
  • El plan de inversión en obra pública no tiene antecedentes en las últimas décadas en la provincia de Santa Fe. El plan 2016-17 planea invertir más de 20 mil millones de pesos en obra pública, de los cuales 7.700 millones ya lo hemos licitado este año
  • Los gobernantes debemos ser juzgados al final de nuestros mandatos. A veces uno empieza tambaleando y termina con un sobresaliente. Otras veces puede que empiece en buena forma y termine mal. Hay que ser cautelosos en este aspecto.
Saludos y hasta luego