jueves, 4 de mayo de 2017

ALTA DIRECCIÓN PÚBLICA NACIONAL 2017

Continuando con el análisis de la reforma del sector público que se está llevando a cabo desde el 2016, es intención de el gobierno nacional realizar capacitaciones y evaluaciones para  revalorizar la carrera pública.



Antecedentes.

En la gestión kirchnerista solo se habían concursado 6 de los más de 3000 cargos de alta dirección pública (se trata de las posiciones de gerenciamiento en el Estado) y el 78% estaban con designación transitoria en cargo superior, y además el 50% no cumplían las exigencias mínimas de sus cargos (como 3 años de experiencia en conducción de equipos de trabajo y 6 años en funciones de complejidad equivalente, entre otros.)


Nuevo Plan.

En el marco de las nuevas políticas, el recorrido que debe hacer el empleado público desde sus inicios hasta la alta dirección es: 

  • un examen de ingreso, 
  • proceso de inducción (o capacitación inicial)
  • seguimiento de su carrera paso a paso a través de evaluaciones de desempeño y cursos "a la carta" (según sus funciones)
  • y, finalmente el acceso a la alta dirección, a la cual también llega por concurso.
El Gobierno relanzó entonces esta semana el Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP), y con él, la Escuela de Formación para la Alta Dirección Pública, se incorpora además un programa de Gestión por Resultados desarrollado junto al BID para mejorar la gestión de la Alta Dirección.

Pablo Legorburu, secretario de Empleo Público expresa: 
"estamos convencidos de que tiene que existir un proceso de evaluación ... y que la evaluación de desempeño positiva o negativa tenga consecuencias en el desarrollo profesional"
O se acelera el desarrollo de las personas y son promovidas, o, si la evaluación negativa es reiterada, existe la posibilidad de desvinculación. 

La estabilidad existe en el empleo público como instituto, pero también existe un régimen de evaluación en el marco de la misma ley de empleo.

A fin de la gestión, se estima tener concursado más del 50% de los concursos de la Alta Dirección Pública (ADP).

El Ministro de Modernización Andrés Ibarra cuenta que "hace dos semanas se concursaron 11 directores nacionales de museos "y ahora lanzamos un programa para concursar 300 personas de la alta dirección, entre directores y coordinadores, para después seguir".

El objetivo es que el Estado sea independiente de la política. "Estamos pensando en períodos de cinco años, renovables con examen. Va a cambiar completamente lo que es la conducción del Estado."

No puedo negar que las evaluaciones periódicas pueden generar nerviosismo y malestar en los empleados de carrera, pero también resulta innegable que el Estado debe contar con herramientas que le permita profesionalizar y reevaluar la gestión pública de los empleados para evitar el achanchamiento y la indiferencia que ocurre a veces cuando se "consigue" un alto cargo.

Esperemos que sea para mejor y no sea utilizado como herramienta de extorsión de la política.

Saludos.